miércoles, 1 de octubre de 2014

Buen Viaje! se despide en nuevo espacio de exposición

¿Qué nos sucede al viajar?, ¿podemos viajar sin movernos?,
¿cuáles son los viajes importantes de tu vida?, ¿una ciudad de viajeros?,
¿qué relaciones encontramos entre arte y viaje?

Estas y otras preguntas te esperan en la muestra Buen Viaje!
Si todavía no la viste, aún podés hacerlo, no te la pierdas




La exhibición aborda la temática del viaje como registro cartográfico y personal, como práctica cultural, rescate de memorias y producción artística. El viaje es concebido a través de sus rituales, instituciones, tensiones políticas, territoriales y económicas. Miradas que incluyen la experiencia del viajero pero también la de quienes jamás han partido. 
En sí misma la exposición construye viajes en su andar y viajes que tendrán lugar en la experiencia de cada visitante.
La exhibición alberga al Proyecto Expedición Vía Postal por el cual  cuatro artistas curadores invitados, convocan a 20 artistas cada uno para realizar una obra en formato “postal”, que son exhibidas en álbumes diseñados y confeccionados por cada curador.
Buen Viaje! forma parte del proyecto artístico-educativo Pequeñas Colecciones (Dirección de Promoción Cultural/GCBA) que a través de exhibiciones colectivas, temáticas e itinerantes, busca que públicos diversos se acerquen al  arte contemporáneo, experimentándolo como producción cultural de nuestra época.

La muestra colectiva finaliza su itinerancia, en su última sede de exposición:
Del 6 de octubre al 1 de noviembre
Sala de Exposiciones del Instituto Superior de Educación APUBA.
Viamonte 2518, 2do piso.

Horarios
Lunes a viernes de 9 a 19 hs. Sábados de 9 a 13 hs.

Actividades educativas
Centros de día (adultos mayores): jueves de 10.30 a 12.30 hs.
Público en general: solicitar reserva a: pcolecciones@gmail.com



domingo, 17 de agosto de 2014

Colección número 3, Buen Viaje! en el Puente Transbordador N. Avellaneda






La muestra Buen Viaje! continúa su itinerancia

del 30 de agosto al  21 de septiembre podrá visitarse en su nueva sede


Puente Transbordador Nicolás Avellaneda (Nuevo)

Av. Don Pedro de Mendoza 1525, De lunes a lunes de 1 a 24 hs.


Inauguración: Sábado 30 de agosto de 14:30 a 19 hs. 

En el marco de los festejos del Día de La Boca 
(ver cronograma de actividades)

Los esperamos!



Buen Viaje! Colección n°3, en su itinerancia, llega a La Boca en su día, de la mano de Fundación X La Boca; en el año del Centenario del Puente Transbordador Nicolás Avellaneda.

Fundación X La Boca es una ONG creada en 2001 con la misión de ser puente de Integración y Desarrollo del Barrio de La Boca. Trabaja en gestión para la implementación de Programas y Proyectos de Arquitectura, Urbanismo, Patrimonio, Cultura, Ambiente y Acción Social con Interacción pública y privada.
Esta muestra forma parte del proyecto artístico-educativo Pequeñas Colecciones (Dirección de Promoción Cultural/GCBA) que a través de muestras de arte contemporáneo, busca que públicos diversos se acerquen al arte, experimentándolo como producción cultural de nuestra época.


Cronograma sábado 30 de Agosto
Halls PB, 1ero y 2do piso (Maciel / CABA) y pasarelas. Puente Transbordador Nicolás Avellaneda (Nuevo).

La exhibición consiste en acciones artísticas pensadas especialmente para los diferentes espacios del Puente Transbordador en diálogo con su historia y sus formas. Se suman además intervenciones y talleres.

Luján Funes
El Puente que te aisla: ¡Maciel!. Frases poéticas confeccionadas con suelas de zapatos, evoca los viajes cotidianos de los habitantes de la isla Maciel. Completa la obra Un Jardín Especial, intervención conformada por plantas florales que serán repartidas entre los visitantes.
14:30 a 17 hs

Busco Lector
Proyecto editorial  de creación colectiva e intercambio social, donde el visitante es invitado a llevarse una publicación gráfica.
15 a 18 hs

Gran Aula
La BiPA (Biblioteca Popular Ambulante) y el Cadactropo (artefacto que recrea el principio óptico del zootropo) proponen situaciones de juego y creatividad.
15 a 18 hs

Noelia Toscano
Orillas rescata memorias del arroyo Maldonado y del Riachuelo a través de una instalación sonora en las escaleras mecánicas.
15 a 17 hs.

María Paula Doberti/Virginia Corda
El Puente Viejo, instalación de afiches “tipo bailanta” con información histórica sobre el Puente y el Riachuelo que propone un ejercicio de memoria colectiva.
15 hs

Diego Melero
Contextualización histórica, social y política en el Puente Transbordador La Boca-Isla Maciel, propone un recorrido compartiendo conversaciones con vecinos y empleados. Inicio del Recorrido: entrada del Puente por Pedro de Mendoza.
16 a 17 hs.

Virginia Corda
Evocar  invita a un viaje sensorial a través de aromas y recuerdos.
16 a 18 hs

Gabriela Messuti
Puesta en valor. Nombramiento de potencias en viaje/cruce cotidiano, propone un intercambio: información de los transeúntes del Puente a cambio de pequeñas reproducciones de las obras de la artista.
16 a 19 hs

Grupo Performático El Presente
Un viaje con los espectadores cruzando el puente que une capital y provincia.
Performers:  Valentina Carrasco / Estefanía Daicz / Natalia Farano / Rocio Ferrer/ Barbara García Di Yorio / Agustin Scipione / Florencia Siaba. Foto: Soledad Comini / Dirección Trailer Facundo Pippia / Asistencia de dirección Matias Castilla / Dirección Tatiana Sandoval
15:30  y 16:30 hs

Azul Blaseotto
Dibujo Marítimo, mediante entrevistas al público y dibujos en vivo, busca activar la relación de los  peatones con el Riachuelo.
16 a 19 hs 

Gachi Rosati
El Viaje del Acero, pintura mural en base a dibujos que desarrollan una investigación visual sobre el Puente, su construcción y recuperación.

Laura Zelaya
Migración, bandada de pájaros colgantes que  evoca los viajes y la presencia de los inmigrantes en el barrio de La Boca.  

Miriam Arrube/Débora Kirnos
Tejedores del Tiempo,  invitación a construir una urdimbre de lanas, telas y pañuelos colgantes en alusión a los rituales de despedida.

Paola Fontana
Remiserías,  fotografías que registran salas de espera, espacios que muestran lo que no vemos sobre los viajes urbanos.

María Laura Vázquez
Leche Condensada, fotografía que propone un juego de contrastes mediante el color de las aguas.

Expedición Vía Postal + Ayer y Hoy en el puente
Más de 100 artistas participan en la realización e intervención de postales, conformando una colección sobre el tema de los viajes y creando un diálogo con las imágenes de las antiguas vistas del Puente Transbordador de la Colección Rocca.  

Pamela Vallejos, Silvia Lissa, Deborah Ingenia, Carolina Roncoli, Gisella Muñoz, Fernando Polito, M. Florencia Bedano, Carolina Di Letto, Julieta DaPra, Carolina Miguens, Hilda Paz, Julia Trillo, Marcelo Aguilar, Silvia Calvo, Susana Lombardo, Daniel Gluzmann, Kalula Crulcich, Alesia Gervasi, Esther Capece, Anabel Perego, Débora Kirnos, Camila Villa, Viviana Mendez, Alicia Cerrato, Ivana Morales, Alejandra Gondar, Virginia Corda, Marcela Miranda, Roxana Evarilli Izzo, Pablo Drincovich, Alejandra Farley, Néstor Llamas, Laura Kuperman, Leticia Macagno, Liliana Esteban, Melisa Scisciani,  Carlos Pamparana, Andrea Riccardi, Gabriela Álvarez, M. Belén Aguilera, Maximiliano Amici, Laura Andreoni, Miriam Arrube, Agostina Cattaruzza, Eva Cuevas, Viviana Debicki, Pipa Estefanell, Gabriela Esterovich, Raquel Gociol, Marcelo Gómez, Mayumi Romina Higa, Maximiliano Murad, Luna Núñez, Luciana Ortega, Paula Rodríguez, Eli Schurmann, Alejandro Thornton, Verónica Vidal Maehara, Paula Waimberg, Mónica Weiss, Silvana Castro, Merlín Tinti, Silvia Calvo, Cecilia Magno, Gabriel Benedetti, Pablo Dolorini, Reina Escofet, M. Laura Domínguez, María Laura Vazquez, Carina Ferrari, Diego Lazcano, Silvina Russo, Alejandra Bocquel, Nora Menghi, Marcela D Alessandro, Machi Pérez, Norberto José Martínez, Estela Pocztaljon, Silvia Salcedo, Viviana Ramos Di Tommaso, Guido Amante, Marita Challú,  M. Paula Doberti,  Andrea Ghilino,  Silvia Jabif, Mariana Jasovich, Gabriela Olivieri, Clara Ortiz, Luna Núñez, Rosa Rodríguez,  Mercedes Wilder Fox, Sivia Blas, Betty Craimowicz, Adolfo Romanò,  Elba Castaño, Mónica Perrotta, Eliana Donini, Monica Buongiorno, Ana Perrotta, Héctor González, M. Eugenia Ursi, Lucrecia Eiriz, Stella Versace, Alejandro Ortiz, M. Emilia González Prieto, Carina Wainstein, Eva Llamazares, Sergio Artola, Marina Etchegoyhen, Sofía Mattiassish, Gabi Alonso, Graciela Pereda,  Ezequiel Nuñez, Osvaldo Kransmaski, Nelda Ramos, Tatiana Sandoval, Luján Funes, Gachi Rosati, Gaby Messuti, Laura Zelaya, Azul Blaseotto, Noelia Toscano, M. Laura Vázquez, Néstor Goyanes, Lorena Bufidis, Pamela Puertas, El Tornado Rodríguez, Lala Caffaro,  Adriana Omahna, Mariana Rivero,  Ornela Tarzia, Matías Chenzo, Antonella Vollono Lago, Carolina Diéguez,  Fiorella Calicchio, Javier Del Olmo, Calixto Saucedo, Elizabet Barros, Sara Gomez, Anahí Villasanti, Camila Tourn, Cintia Molina, Hugo Leiva, Adrián Ortiz, Selena Schrauf, Ezequiel Núñez.


Propuestas Participativas (abiertas y gratuitas):
Sábados de 15.30 a 17.30 hs: para todo público.






miércoles, 25 de junio de 2014

Un edificio tramposo y engañador

Por Ana Luz Chieffo

La muestra llegó al Planetario, un lugar nuevo para el proyecto Pequeñas Colecciones, elegido por estar destinado a los viajes astronómicos,  por su particular arquitectura y por su programación científica cultural (sala de muestras permanente en el 1º piso y proyecciones y espectáculos). La expectativa era que todas estas características,  aportaran un plus a los viajes propuestos por la muestra de arte Colección número 3, Buen Viaje!

Adaptamos el diseño de montaje a la galería circular y vidriada del 2º piso donde se encuentra el auditorio de  proyecciones, “colgamos” las obras en las paredes interiores de vidrio, ubicamos algunas suspendidas de las escaleras y otras,  las colocamos en  vitrinas cuyas formas y ángulos, acompañan exactamente  las formas y ángulos de las paredes. Esto último se debe a que son parte del  mobiliario original del Planetario ya que fueron diseñadas junto con el edificio. ¡Maravilloso hallazgo!
El montaje ocupa menos de la mitad del anillo y se estructura en tres núcleos temáticos, los viajes personales, los viajes fantásticos/imaginarios,  los viajes públicos y el proyecto Expedición Vía Postal. Con respecto a este último, al igual que en el Jardín Botánico,  ubicamos los 4 álbumes sobre dos mesas.
Una de las particularidades de este montaje, es que las obras están enfrentadas con la vista panorámica que ofrece el Parque Tres de Febrero a través de los grandes ventanales. Sabíamos que la visualización de las obras competiría con el atractivo paisaje exterior. 

Las visitas semanales de los adultos mayores de los Centros de Día, continúan con algunos cambios en virtud de incorporar y adaptarse al nuevo contexto. Incluimos  breve información sobre el edificio (construido en 1966 cuya forma responde al imaginario de la época en cuanto a ovnis y platos voladores se trata y cuya estructura, está  basada en el uso simbólico del triángulo, el círculo y el hexágono)  e ingresamos al auditorio para ver el espectáculo  “Colisiones Cósmicas” (realizado con la nueva tecnología instalada en 2011).   Esto último después de recorrer  las obras de la exposición e interactuar con las postales.
Ya realizado el 1º encuentro podemos decir que Buen Viaje! en el Planetario, sigue siendo una buena experiencia que los adultos mayores valoran y disfrutan (no sólo ellos sino también quienes participamos coordinando las actividades ). Esto quiere decir que pudimos convivir con las escaleras y con la presencia de las escuelas, es decir con su bullicio y movimiento. 


Ahora una realidad distinta son los sábados en las actividades para las familias. El primer sábado fue de observación y  las conclusiones no fueron alentadoras: al finalizar los espectáculos las familias deambulaban desorientadas en la circularidad de la galería en busca de “baños”, ¡algo tan básico pero fundamental! (ante la falta de personal del Planetario, durante un largo rato las educadoras de la muestra funcionamos como orientadoras del baño).  Aquellos que no perseguían los baños tal vez porque ya los habían visitado, se detenían por un buen tiempo frente a los ventanales  a deleitarse y descubrir lo que sucedía afuera (obra de teatro callejero, manteros con sus eclécticas mercaderías, la fuente, los ganzos, los vendedores de choripanes y golosinas  y los astrónomos que invitaban a observar por los telescopios). Realmente un espectáculo en sí mismo!!! El espacio público en su versión más dinámica y variopinta!!! . Luego en la galería, vinieron las vocalizaciones de los actores de la obra teatral “El Principito”, sus pasos apurados por el pasillo y al finalizar la obra teatral… un dispositivo para que el público se fotografiara con los personajes de la obra (paneles transportables con agujeros donde la gente asoma la cabeza).
En los pocos momentos que nos animamos a interactuar con los visitantes que creímos más predispuestos, jóvenes y adultos a quienes presentamos la muestra entregándoles la hoja de sala invitándolos a  recorrerla autónomamente, muy poco logramos. La atención era mínima, apenas unos  segundos, agradecían y se desconectaban.  Quedaba claro que  el Planetario al no ser un lugar de arte, no predispone al visitante a relacionarse con las obras de los artistas. Las 5 escaleras, los extraordinarios ventanales y la circularidad, desorienta a los visitantes, por dónde bajar, por dónde subir… Al comentarlo con Adriana, personal del Planetario, me contesta,  es cierto  es un edificio tramposo y engañador ¡Qué buena definición!

¡¿Qué hacer?! Estuvimos tentadas a renunciar a la empresa educativa pero sabiendo que el nuevo espacio era un desafío, aceptamos seguir en el juego tomando todos los aspectos “desfavorables” para nuestra actividad, para encontrar otros “puntos de entrada u  oportunidades” como dice E. Gurian,  para facilitar el contacto muestra/visitante.
Dibujos realizados por Laura Romano
Decidimos que como la atención y el diálogo se dificulta por el ruido ambiente, reemplazaríamos la propuesta de pistas y preguntas escritas, por otra  básicamente visual (con ésta sólo competiríamos con las vistas de los ventanales). La propuesta/juego consistiría en que  los chicos con sus familias, encuentren en las obras,  las figuras dibujadas en una hoja  y  una vez descubiertas,  las señalen con una marca teniendo en cuenta que algunas no iban a encontrar pues  incluiríamos  algunos objetos para despistar (cepillo de dientes, guitarra)  mencionados en la propuesta interactiva valija... 

Una vez reconocidos los dibujos en las obras, les ofreceríamos elegir uno para armar con esa figura una postal (pegá la figurita en la postal y dibujá el viaje que está haciendo ese personaje/objeto, dónde se encuentra, hacia dónde va,  con quiénes está, qué está haciendo….).




Llegado el siguiente sábado, tímidamente empezamos a ofrecer las hojas con los dibujos y muy pronto se sumaron chicos y familias que iban y venían por la galería observando las obras para encontrar las figuras, leyendo las cartelas, buscando donde apoyar para hacer las marcas en los dibujos. Nos sorprendió advertir que encontraron en las obras, algunos de los dibujos incluidos sólo para despistar, fue el caso del libro (instalación de Sofía Larroca), la cámara de fotos (historieta de Azul Blaseotto) y la birome (libro de visitas). Por otra parte la presencia de adultos y pequeños en actividad, atrajo a otras personas que se sumaron a recorrer la muestra.  Nuestra sensación fue que el espacio circular se estabilizó (dejó de marear) convirtiendo  al visitante en compañero de viaje. 







Fue tranquilizador darnos cuenta que la nueva propuesta funcionó en términos de generar interacción con la muestra,  los chicos observaron las obras, leyeron los nomencladores, conversaron sobre lo que veían, se relacionaron entre sí  y  los adultos, también se interesaron participando del dispositivo valija/experiencia de viajero y observando los álbumes de postales. Ahora sabemos que podemos mejorar la actividad, que tenemos que seguir probándola en un sábado sin partido del Mundial de Fútbol y que cada espacio demanda adaptaciones y propuestas ad hoc. 

Hasta la próxima!!!

PD: Gracias Cooperativa Chilavert Artes Gráficas por las postales para la actividad.


lunes, 16 de junio de 2014

Colección número 3, Buen Viaje! en el Planetario

Si todavía no pudiste visitarla, ahora podés hacerlo en el Planetario Galileo Galilei







La exhibición aborda la temática del viaje como registro cartográfico y personal, como práctica cultural, rescate de memorias y producción artística. El viaje es concebido a través de sus rituales, instituciones, tensiones políticas, territoriales y económicas. Miradas que incluyen la experiencia del viajero pero también la de quienes jamás han partido.  
En sí misma la exposición construye viajes en su andar y viajes que tendrán lugar en la experiencia de cada visitante.
La exhibición alberga al Proyecto Expedición Vía Postal por el cual  cuatro artistas curadores invitados, convocan a 20 artistas cada uno para realizar una obra en formato “postal”, que son exhibidas en álbumes diseñados y confeccionados por cada curador.


Del 13 de junio al 13 de julio
Planetario Galileo Galilei
Av. Sarmiento y Belisario Roldán

Horarios
Martes a viernes de 12 a 17 hs. Sábados, domingos y feriados de 14 a 19 hs.

Actividades educativas
Centros de día (adultos mayores): jueves de 11 a 13.30 hs.
Público en general: sábados de 15.30 a 17.30 hs.
Consultas: pcolecciones@gmail.com/ facebook.com/pcolecciones

Proyecto Pequeñas Colecciones
Coordinación: Ana Luz Chieffo
Curaduría: Laura Romano
Educadora: Marina Etchegoyhen

domingo, 15 de junio de 2014

Vía Postal 2, Lo mejor de dos mundos

Por Ana Luz Chieffo

Lo mejor de dos mundos,  corresponde al Album curado por María Paula Doberti perteneciente al Proyecto Expedición Via Postal que se desarrolla en la muestra Colección número 3, Buen Viaje!



Lo mejor de dos mundos, Miriam Arrube
Fotomontaje intervenido con hilos de bordar


Hay hombres que creen encontrar la clave de su destino en la herencia biológica; otros muchos, en la educación recibida, etc. Yo creo que si pudiera hojear de nuevo mi colección de tarjetas postales podría llegar a encontrar en ella alguna explicación para mi vida posterior. La gran creadora de esta colección fue mi abuela materna, una señora emprendedora de la que estoy seguro haber heredado tanto el placer de regalar como el de realizar viajes.


W. Benjamin, Crónica en Berlín



Postal, viaje y regalo
Con aguja e hilo nos enlazamos con nuestra historia
Una historia que se entrama en el territorio

¿Qué lugares de la ciudad te conectan con tu historia?
 ¿Qué colecciones heredaste?, ¿Qué colecciones legarás?






miércoles, 4 de junio de 2014

Vía Postal 1, La Felíz

Por Ana Luz Chieffo

La Felíz,  corresponde al Album curado por Gabriela Alonso perteneciente al Proyecto Expedición Via Postal que se desarrolla en la muestra Colección número 3, Buen Viaje!


La Felíz, Kalu Crulcich, Postal
Transferencia de imagen con carbónico. 
Papel, lápices de colores y café


“El sábado pretexté cualquier cosa y volví a la ciudad, anduve como a los tumbos por calles donde los tacos se hundían en el asfalto blando. De esa vagancia estúpida me queda un brusco recuerdo delicioso: al entrar una vez más en el Pasaje Güemes me envolvió de golpe el aroma del café, su violencia ya casi olvidada en las galerías donde el café era flojo y recocido. Bebí dos tazas, sin azúcar, saboreando y oliendo a la vez, quemándome y feliz. Todo lo que siguió hasta el fin de la tarde olió distinto…” 
J. Cortázar, El Otro Cielo




Aromas que despiertan recuerdos de viajes,
Recuerdos de viajes que evocan aromas
Una huella que ilumina los recuerdos de infancia.


¿Qué recuerdos te trae el aroma de café?





































domingo, 25 de mayo de 2014

Experiencias de Viajeros


Por Ana Luz Chieffo

Una de las propuestas participativas de la muestra Buen Viaje!, apela al equipaje como elemento imprescindible de todo viaje. Para que el visitante se conecte con sus propios viajes, le proponemos “escribir 4 cosas que no pueden faltar en tu valija (objetos, recuerdos, deseos, cábalas, compañía, etc)”. Lo hace en un cartón de 10 x15 en formato postal que luego deja en el interior de una valija abierta. 
De esta manera, los visitantes  pueden revisar “los equipajes" de otros visitantes y escribir los suyos.   





El diccionario dice que el significado de la palabra valija es “saco de cuero, cerrado con llave, donde llevan la correspondencia los correos”. Es decir que la maleta o valija que hoy empleamos para guardar  nuestra ropa cuando viajamos, originalmente se utilizó  como contenedor de cartas, documentos y correspondencia. 
Nos entusiasmó advertir que la vinculación entre  postal-equipaje-valija que le dimos a la propuesta participativa, tenía coincidencias con la definición del diccionario.  
Ahora, nos preguntamos ¿cuándo comienza la valija a emplearse como contenedor de prendas íntimas?
Tal vez una respuesta posible la encontremos  a mediados del siglo XIX en Europa, cuando los viajes dejan de ser exclusividad de una clase social adinerada que seguramente empleaba baúles en cantidad, para ser parte de la industria del turismo que nace junto al fenómeno de las vacaciones pagas (Garay Tamajón). Y en Argentina, probablemente su uso se haya extendido a partir del  nacimiento del  turismo social durante el primer gobierno de Perón (1945-1955).



Nuestra valija tiene algo del mundo del correo y también del mundo de lo privado y de lo público. Viaja con la muestra llevando consigo los relatos de los visitantes,  tiene algo de la intimidad de los equipajes pero al mismo tiempo, la apertura necesaria para albergar los equipajes/relatos de otros visitantes y así poder ser revisada y compartida. 










Garay Tamajón, L.A: "Orígenes del turismo. El Grand Tour y los viajeros ilustrados en Europa" citado por Alderoqui, Silvia, en  Paseos Urbanos. El arte de caminar como práctica pedagógica. Ed. Lugar. Buenos Aires, 2012. 

miércoles, 23 de abril de 2014

Colección número 3, Buen Viaje! a punto de llegar




La exhibición aborda la temática del viaje como registro cartográfico y personal, como práctica cultural, rescate de memorias y producción artística. El viaje es concebido a través de sus rituales, instituciones, tensiones políticas, territoriales y económicas. Miradas que incluyen la experiencia del viajero pero también la de quienes jamás han partido.  
En sí misma la exposición construye viajes en su andar y viajes que tendrán lugar en la experiencia de cada visitante.
La exhibición alberga al Proyecto Expedición Vía Postal por el cual  cuatro artistas curadores invitados, convocan a 20 artistas cada uno para realizar una obra en formato “postal”, que son exhibidas en álbumes diseñados y confeccionados por cada curador.

Proyecto Expedición Vía Postal, curadores invitados: María Paula Doberti, Gabriela Alonso, Ana Perrotta y Cuatro Gatos Espacio de Arte (Alejandra Bocquel, Norberto José Martinez, Viviana Ramos Di Tommaso, María Laura Domingez, Cecilia Magno y Fabián Zanardini) 

Del 3 de mayo al 1 de junio
Casa Carlos Thays del Jardín Botánico
Av. Santa Fe 3951

Inauguración
Sábado 3 de mayo de 2014, 14 hs.

Horarios
Martes a viernes de 9 a 17.45 hs. Sábados, domingos y feriados de 9.30 a 17.45 hs.

Actividades educativas
Centros de día (adultos mayores): jueves de 10 a 12 hs.
Público en general: sábados 17, 24 y 31 de mayo de 15.30 a 17.30 hs.

Itinerancia:
Junio/Planetario Galileo Galilei
Agosto-Septiembre/Puente Transbordador Nicolás Avellaneda, La Boca.
Octubre-Noviembre/Casona de los Olivera, Parque Avellaneda

EL PRESENTE
Desplazamientos en los jardines de la Casa Thays
El público es invitado a pasear por los jardines de la Casa Thays, a compartir una lectura.
Performance inspirada en textos de Marguerite Duras, Silvina Ocampo, Julio Cortázar, Ray Bradbury y Alessandro Baricco, entre otros.

Performers: Belén Azar / Lorena Azconovieta / Marcos Arriola / Alejandro Barratelli / Emilia Benitez / Delfina Colombo / Estefanía Daicz / Natalia Farano / Rocio Belén Ferrer / Mayra Melina Galvan / Bárbara García Di Yorio / Valentina Carrasco / Manuel Reyes Montes / Florencia Siaba / Carolina Silva / Fotógrafos performance: Leonardo Martin / Soledad Comini

Idea y dirección: Tatiana Sandoval

Sábado 24 y 31 de mayo a las 16 hs.
Más información: elpresente.reservas@gmail.com

Proyecto Pequeñas Colecciones
Coordinación: Ana Luz Chieffo
Curaduría: Laura Romano
Educadora: Marina Etchegoyhen


lunes, 17 de marzo de 2014

Oda a lo Pequeño


Ana Luz Chieffo                                 





Colección Botánica Ilustrada, Juego de las fichas
Si se reconociera en los sistemas filosóficos referentes al universo la parte que corresponde a la imaginación, se vería aparecer, un germen, un adjetivo. Se podría dar este consejo: para encontrar la esencia de una filosofía del mundo, buscad el adjetivo.    
Gastón Bachelard





En varias oportunidades tuve que explicar y justificar el porqué del título Pequeñas Colecciones, ante amables sugerencias que me indicaban que hablar de lo pequeño disminuía sus potencialidades y  futuro. Indudablemente era la voz del diccionario que acentuaba la falta.
En estas conversaciones, si bien mis interlocutores entendían mis razones, o al menos eso yo creía, concluían algo así como que era un título no marketinero, que no iba a contribuir a dimensionar su propósito, sino a minimizarlo.
Superando la incomodidad que me producían esas situaciones, traté de pensar porqué lo había elegido y porqué me resistía a cambiarlo (hubo quien me dijo que todavía estaba a tiempo…). Fue entonces que recordé que antes de que naciera como proyecto, compartí con una amiga mis deseos de armar algo que me permitiera seguir trabajando sin depender de la apertura del Centro de Arte donde habitualmente me desempeño. Explicando qué era lo que me imaginaba, le dije que tenía que ser algo que  pudiera realizar en distintos lugares, aún  en sitios que no fueran expositivos, donde llevaría obras de arte o acciones artísticas a partir de las cuales trabajaría con distintos públicos, creando con ellos producciones visuales. En un afán por hacer de mi explicación algo más visible, le dije que en esos encuentros, los visitantes armarían pequeñas colecciones. Al decirlo, sentí que esas dos palabras sintetizaban mi idea y que inmediatamente mi amiga entraba al mundo que yo le proponía. Fue como una llave que abrió la puerta de la imaginación compartida.  Luego escribí el proyecto y cuando tuve que titularlo, fue ella quien  me alentó a que le pusiera  Pequeñas Colecciones - “es un buen título y abre un espacio poético sugerente”-.


Más allá del diccionario:

A casi tres años de aquel comienzo y recibiendo aún ciertos cuestionamientos (siempre bien intencionados), quiero compartir algunas reflexiones sobre el inquietante mundo de lo pequeño.
El diccionario habla de lo pequeño en términos de falta, de lo reducido y limitado pero pequeñas también son las piedras preciosas, un delicioso bombón, las pastillas sanadoras de la farmacología o la homeopatía (según las convicciones personales), un licor exquisito o las  gotas de un perfume persistente.  
En el mundo literario, cómo olvidar el Pequeño Larousse ilustrado que nos acompañó durante la escolaridad o los libros de bolsillo, que nos permitieron acceder a títulos infaltables en un formato accesible y transportable (aún hoy celebro la colección “Breviarios” del Fondo de Cultura Económica).
Y los  gestos mínimos que por inesperados,  nos conmueven y emocionan.
En el mundo del arte, en los últimos tiempos  han aparecido micromuseos y miniexposiciones que suceden en espacios reducidos y alternativos, tales como vidrieras de una galería comercial y en vitrinas de distinto tipo. Son experiencias que desafían los lugares canónicos del arte y que buscan llegar a un público diferente no acostumbrado al arte ni a los museos.
Lo pequeño tiene también algo de infancia, de juguetes y de la mirada amplificadora del niño que ve en los detalles de las cosas, mundos nuevos.
Pequeñas Colecciones tiene algo de todos estos sentidos,  algo de acotado pero también algo de  valioso y  lúdico.


Colecciones bajo la lupa:       

Antes de seguir con lo pequeño, me detendré en el sustantivo “colecciones”,  ¿por qué emplear un  término tan propio de los museos para una muestra temporaria? (siete meses de exposición)

Colección Paisajes inspirados en la obra de Andy La Morticella/
 Colección número 2, Botánica Ilustrada
Si bien el título fue un punto de partida para nombrar algo nuevo, tuvo un principio de intuición que se fue confirmando y desplegando en la práctica. Al comienzo, colección era una forma diferente de llamar a una muestra colectiva (que reuniría la obra de varios artistas),  temática (mundo hogar, botánica ilustrada) e itinerante (recorrería distintos espacios de exhibición).
Nos guiaba un propósito comunicativo, difundir el  arte contemporáneo,  promover el trabajo artístico y la participación creativa de los distintos públicos. Para ello ofreceríamos al visitante un tema conocido, mediante el cual se asomara al mundo del arte contemporáneo, a su diversidad de miradas (románticas, reflexivas, formalistas, sensuales, críticas), modos de expresión,  soportes y procedimientos. Cada colección sería un recorrido a través de pinturas, objetos, instalaciones, fotografías, de las visiones de distintos artistas sobre el tema elegido.    
La colección debía ser pequeña pues para trasladarse,  tenía que entrar en el baúl de una camioneta mediana y en cada espacio de exhibición, ser desembalada y montada por sólo dos personas.
Desde el inicio, el título también apelaba al visitante pues durante las actividades educativas, los públicos de distintas edades crearían producciones visuales que formarían parte de la muestra. Esto último requería ser aceptado por la curadora ya que no es frecuente que las obras de arte convivan con obras que no son realizadas por artistas (algunos especialistas me han dicho que introducir una propuesta lúdica junto a la obra de arte,  contamina, confunde y traiciona la obra del artista). Una vez explicado el propósito, la curadora aceptó y se sumó al diseño de las propuestas participativas en sala. Un escollo menos.
Colección Herbarios de las cosas encontradas en la calle
realizados en la Biblioteca Popular Ambulante (bipa)/
Colección número 2, Botánica Ilustrada

Cuando las Pequeñas Colecciones estuvieron en marcha, el concepto de colección cobró nuevas significaciones. Nos encontramos que parte de las obras que elegíamos (dos o tres de cada artista)  integraban colecciones o series de esos artistas (la serie Doméstica de María Laura Vázquez, la serie Retratos de Familia de Ornella Tarzia, la serie Mujeres Salvajes de Julieta Anaut, entre otras). Y así la Pequeña Colección  se armaba con partes de otras colecciones, con obras que salidas de su contexto de origen, adquirían otras resonancias al formar parte del nuevo agrupamiento. Además en ocasiones, elegimos obras de artistas coleccionistas, no desde el punto de vista del coleccionista inversor, sino del artista que colecciona objetos o materiales a partir de los cuales construye su obra (electrodomésticos de juguete, suelas, mapas, materiales encontrados en la calle, etc).
La itinerancia fue otro de los aspectos que nos llevó a tomar decisiones que también pusieron en juego el concepto de colección, ya que la colección pequeña en cuanto a cantidad, pasó a ser cambiante por su adaptación al espacio físico, por la participación del visitante y por las características geográficas y patrimoniales de los centros de exposición.
Cada lugar de exhibición exigió un reordenamiento de las obras (cambios en el diseño de montaje). La colección se agrandaba o achicaba según el tamaño de las salas, obras que no se exhibían y otras que se reemplazaban pues el artista acordaba cambiar su obra por otra realizada especialmente para ese sitio (Karina Quinteros, Nelda Ramos).
La participación de los visitantes fruto de las actividades educativas, fue dando lugar a pequeñas colecciones que generaron distintas vinculaciones con las obras  expuestas, desde las más literales respecto a la obra “inspiradora”, pasando por las realizadas  en forma automática sin ponerle “corazón” (las menos),  hasta las producciones más elaboradas que expresaban opiniones personales y  creatividad. Por otro lado, aplicando el concepto al plano imaginario, resultaba evidente que el visitante vinculaba lo que veía con sus colecciones personales de obras de arte, relatos y  experiencias.
Otro capítulo fue la búsqueda de espacios de exhibición, tarea que tiene sus complicaciones pero también grandes satisfacciones cuando encontramos lugares y equipos de trabajo con los cuales  poder llevar adelante una tarea conjunta. En este recorrido encontramos que algunos espacios de exhibición, podían relacionarse con la temática de la muestra (Botánica Ilustrada en la Casa Thays del Jardín Botánico y en el Museo Argentino de Ciencias Naturales) y en estos casos,  la colección se activaba con los nuevos sentidos que el lugar y su patrimonio ofrecían. Por otra parte, las distintas  locaciones  y entornos socioculturales de los sitios de muestras, determinaron diversidad de públicos y respuestas. Podríamos decir que la colección en su itinerancia por los barrios de Palermo, Barracas, Mataderos, Parque Avellaneda y Caballito, creó un pequeño mapeo de prácticas y consumos culturales de la ciudad.

Lo grande y  lo pequeño:

Cuando pensamos en  lo pequeño inmediatamente aparece su opuesto, el juego dialéctico de lo grande y lo pequeño en cuanto a dimensiones y calidad. En estos términos, las pequeñas colecciones resultan pequeñas porque el número de sus obras es acotado y abiertas o  grandes,  porque albergan las obras de los visitantes en un número indeterminado. En cuanto al tamaño además, se proponen como microcosmos, pequeños mundos concentrados y abarcables que refieren a un tema particular.
Si hablamos de calidad artística, son obras  cuidadosamente elegidas por sus valores estéticos pero no por su valor económico o por el posible lugar de reconocimiento de su autor. Los artistas expositores en su mayoría son jóvenes talentosos que están haciendo su camino en el circuito del arte local.
A esta altura de mis reflexiones, creo oportuno volver al consejo de Gastón Bachelard, algo de la esencia imaginaria de estas "Pequeñas Colecciones",  se encuentra en el adjetivo. Y advierto así que la metáfora de lo pequeño alude también a aquello que va a crecer, que tiene algo de semilla, entonces ¿las pequeñas colecciones pueden ser un germen para la creación poética del visitante?.
El mismo Bachelard habla además de ver lo grande en lo pequeño, entonces las pequeñas colecciones, sin la ambición de las grandes colecciones de los museos, pueden ser una “muestra” de  la pluralidad del arte contemporáneo y del tema elegido, ¿son por ello grandes en lo pequeño?

Paseo Nocturno, Colección número 6 en el Jardín Botánico

Todo era negro y sin embargo, espléndido . Edgar Alan Poe ...