lunes, 9 de marzo de 2015

Avances de la edición 2015 de Pequeñas Colecciones

Ana Luz Chieffo


Agua Viva, Colección número 4  es la muestra que este año presentamos en dos formatos: como exhibición a realizarse en tres espacios de exposición (octubre, noviembre y diciembre) y como Colección Portátil (abril a septiembre) a trasladarse a centros de día, escuelas y organizaciones sociales donde se realizarán actividades educativas.

¿Por qué una Colección Portátil?
En principio es la forma que encontramos para continuar con el proyecto, adaptándonos a ciertos cambios en el equipo de trabajo.
En la actualidad, cada vez son más los museos y proyectos artísticos “móviles” que  se trasladan para llegar a grupos sociales que no frecuentan el circuito del arte. Se movilizan para promover la inclusión cultural, para despertar interés hacia el mundo del arte, para generar reflexión, para abrir canales expresivos y de creatividad.

Mientras desarrollamos la idea de la Colección Portátil, nos hemos encontrado con distintos antecedentes "inspiradores" para su realización, que queremos compartir:

·         Los retablos o altares portátiles
Pertenecientes al mundo hispánico durante la Colonia, eran cajas de madera transportable que remedaban la arquitectura de una iglesia. En las zonas rurales, estos altarcillos trasladaban hacia los domicilios de los fieles indígenas  y sus lugares de trabajo, la iglesia hispánica. Poseedores de un código religioso, utilitario y estético, eran portadores de una divinidad portátil que  en ocasiones, desbordaba su condición de representación/ficción de lo sagrado, para ser presencia efectiva de lo divino. 


Hacia 1920 en la medida que el campo andino se convierte en capitalista y laico, aparecen retablos no religiosos dedicados a la fiesta y el trabajo. 

Retablo Ayacuchano, Nicasio Jiménez


·         La valija de Marcel Duchamp
Entre 1936 y 1941 Duchamp realiza La Boite en Valise
(caja en valija/ museo portátil) consistente  en una caja de cartón  dentro de una valija conteniendo su obra en forma condensada. Posee una ampolla de vidrio con “aire de París”, una funda de máquina de escribir, réplicas en miniatura de sus objetos y reproducciones a color de sus obras.  Invitaba a tocar y manipular los objetos. La primera realizada en Nueva York, constaba de 20 ejemplares con el nombre del propietario inscripto en el lateral. Cada una incluía algo original, un dibujo, un manuscrito o una prueba.



La Boite en Valise, Marcel Duchamp, 1936-1941


El mismo Duchamp explica su propósito de esta manera:

“En lugar de pintar mi objetivo era reproducir los cuadros y los objetos que me gustaban y reunirlos en un espacio tan pequeño como fuera posible. Primero pensé en un libro pero la idea no me gustó. Luego se me ocurrió que podría ser una caja en la que todas mis obras se reunirían y montarían como en un pequeño museo, un museo portátil por así decir”.
Una conversación con M. Duchamp. Entrevista en el Museo de Arte de Filadelfia. James Johnson Sweeney


  • Heredero del surrealismo
Joseph Cornell, con la basura urbana que recogía a diario en las calles de Manhattan, armaba sus famosas cajas, las concebía como relicarios laicos o juguetes para adultos, como hoteles líricos o “cementerios hermosos” donde quedarse a vivir (María Negroni)
Cornell rescata del olvido, los más diversos objetos y fragmentos, para hacerlos convivir en cajas como pequeños mundos fantásticos.

Cacatúa y corchos, Joseph Cornell, 1948
·         Las cajas como soporte del arte objetual:
En el arte contemporáneo es central el protagonismo del objeto, precisamente es el objeto ambiguo que implica preguntarse y deviene en una experiencia desestructurante para el espectador (E. Oliveras). Es el objeto que sale de un contexto de uso y función para instalarse en el mundo del arte ligado al mundo del pensamiento (el objeto nos dice algo). Entre los diferentes tipos de objetos,  en el Objeto-caja,  lo  fundamental es el rol de la caja como creadora de un espacio propio, en el cual se establece un diálogo entre este espacio y los objetos que lo habitan. 
Valijita de crítico sagáz, Víctor Grippo, 1978



·         Los múltiples de Fluxus*
Desde sus intenciones de incidir en la vida cotidiana, los artistas del movimiento Fluxus, crearon cajas múltiples e interactivas  como productos colectivos para activar la capacidad lúdica -creativa- del participante. Cajas que reunían colecciones de naipes impresos, juegos e ideas, revistas y  películas.



·         El kamishibai teatro de papel
Originario de Japón (siglo XII), es una forma popular de narrar a través de imágenes. Consiste en una caja con una abertura por donde pasan de a una, las láminas con ilustraciones (cara que enfrenta al espectador) mientras en el dorso (oculto para el espectador),  están los textos que lee el narrador. Según el relato, puede estar destinado a niños o adultos. 




Actualmente, se lo utiliza como un recurso poético tanto en las escuelas donde en ocasiones, son los mismos chicos quienes construyen el dispositivo, como también es empleado por artistas callejeros.






·         Las valijas como material didáctico:
Valijas viajeras creadas por los museos para comunicar aspectos de su colección y promover el vínculo con la institución. En general, contienen distintos materiales y documentación, vinculados con la muestra y con las características del espacio de exhibición. Llegan a la escuela antes de que los alumnos visiten el lugar para anticipar la experiencia.  Es una estrategia didáctica para trabajar saberes previos, generar interrogantes, manipular ciertas materialidades y crear hipótesis que serán contrastadas durante la experiencia del paseo.


Valija Artística de los paseos pedagógicos del Centro de Arte  La Casona de los Olivera



·         Vendedores ambulantes
Curioseando por internet,  encontramos este grabado que lejos de pertenecer a las vanguardias históricas de principio de siglo XX,  corresponde al siglo XVII y  representa a un vendedor con su traje de perfumista. 

Traje de perfumista, Nicolás Bonnart, grabado



Queremos que la Colección Portátil Agua Viva, reúna aspectos de todos estos antecedentes:

Que tenga algo de religioso en la medida que su manipulación se realice en un clima con resonancias de rito y ceremonia. Que se active en los lugares cotidianos donde se reúnen los grupos, en un espacio especialmente dedicado a la presentación del objeto, a su puesta en valor, asociándolo con  las experiencias y saberes que las personas tienen sobre el tema.
De la valija de Duchamp, tome principalmente  la idea del condensado, reunir objetos realizados por los artistas de la muestra, pero en un formato pequeño, liviano y transportable. También como Duchamp, transgredir la idea convencional de museo en cuanto a poder generar acciones artísticas más allá de la institución.
De las cajas de Cornell, absorba dosis de fantasía y misterio, generando asombro e ideas nuevas. 
Y de los múltiples de Fluxus, tome la idea de la interacción y el juego, ya que los contenidos colectivos de la colección portátil, podrán ser manipulados creativamente por el grupo.
Contenedor y contenido buscarán generar diálogos y reflexiones sobre el tema elegido,  inscribiéndose  dentro de las prácticas objetuales y conceptuales del arte contemporáneo.
Que también tenga algo de kamishibai, en cuanto a la fuerte presencia de las imágenes y a los relatos y emociones que éstas desplieguen.
Posea intencionalidad didáctica con diferentes propósitos, que  llegue a lugares y públicos que no frecuentan espacios de arte, generando  experiencias estéticas en los grupos,  en las cuales el dispositivo  y  la temática, sean  los medios para relacionarse entre sí y acercarse al mundo del arte contemporáneo.   
Y por último tal vez quien transporte la Colección Portátil, al igual que aquella estampa del siglo XVII, tenga que adecuar su propio cuerpo al tema y a las condiciones del traslado.


Próximamente, seguiremos contando como sigue…

*Fluxus es un movimiento artístico (artes visuales, música, movimiento) e internacional que actuó entre  la década del ’60  hasta 1990. Para su impulsor,  George Maciunas,   Fluxus-arte-diversión debe ser simple, entretenido y sin pretensiones, tratar temas triviales, sin necesidad de dominar técnicas especiales ni realizar innumerables ensayos y sin aspirar a tener ningún tipo de valor comercial o institucional.